Mi perdición, Amarga tentación

YASUNÍ34

Mi perdición, amarga tentación. Ni contigo ni sin ti puedo vivir. Contigo porque me matas. Sin ti porque me muero.

Ese chocolate negro acompañado de un buen café… Esa caja de bombones con complejo de Pringles (cuando haces pop ya no hay stop)… Esa tarta selva negra… Buf, ya lo dejo que me pongo mala…

Creo que lo has pillado ya, pues sí, hoy hablamos del cacao. Muchos (ignorantes) urbanitas, felices entre nubes de algodón zum-zum-zum-zum, imaginamos que las tabletas de chocolate cuelgan de los árboles cual fruto prohibido dispuesto a ser consumido en tardes de depresión y lluvia mientras se llora al amor perdido. Pues por lo visto no va así la historia. Y en Ecuador lo saben muy bien.

Para empezar, debes saber que el cacao proviene de los granos que contiene la vaina del árbol de su mismo nombre. El árbol de cacao produce una inflorescencia (has visto qué bien hablo) que es polinizada formando así una vaina similar a un balón de rugby, para que te hagas una idea. Al abrir dicha vaina puedes ver cómo los granos están envueltos de una mucosidad blanca. Ésta es rica en azúcares. Y ahí viene el primer paso de la producción de cacao: la fermentación. Los granos se apilan en un cubo privados de luz dejando que bacterias y levaduras se valgan de esos azúcares para producir las substancias que conferirán el sabor final al cacao. Una de esas substancias es la cafeína, por ejemplo. Así que sí, sí, además de por el azúcar añadido, el chocolate te espabila porque contiene cafeína chaval.

Sin título-1

Tras 3 días de fermentación la mucosidad blanca ha desaparecido completamente por acción de las bacterias y levaduras. Pero el grano de cacao está húmedo: toca secarlo. El proceso manual pasa por extender los granos sobre una superficie expuesta al sol y dejarlo 3 días más. Es importante no sobre-secar, pues el grano puede resquebrajarse liberando así los aromas propios del cacao y entonces se acabó el invento, cacao soso sin sabor a ná.

El último paso es el tostado y descascarillado. El cacao en sí se encuentra dentro del grano protegido por una cáscara. Después del secado, los granos son tostados para desarrollar los aromas y sabores del cacao, y en caliente es pelado.

Ese cacao ya es óptimo para el consumo. En casa puedes triturarlo y comerlo. En industria, el cacao es molido hasta conseguir separar el cacao puro de la manteca de cacao y así crear milyuna combinaciones uniéndolos de nuevo en distintas proporciones.

Pues ala, ya tienes otro tema de conversación para tus cenas. Te esperas al momento del postre y cuando llegue la tarta de chocolate, ¡zasca! les metes el rollo.

Y qué ganas de un buen trozo de chocolate negro ahora, de un bombón Lindt, de un helado Ben&Jerry’s de brownie… Prrfffrrr, hoy ya no duermo.

 

Anuncios

2 pensamientos en “Mi perdición, Amarga tentación

  1. Después de ese proceso, “¿el cacao no sabe a ná?”, con lo bien que lo explicas a mí me sabe ” a tó”.
    Muy buena lección.
    Besicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s