En Ecuador existe un lugar secreto

YASUNÍ3

En Ecuador existe un lugar secreto. Es difícil llegar allá. Un autobús con nocturnidad y alevosía te deja en una atrevida canoa para poner a prueba tu paciencia. Echa las cuentas: 8 horas por carretera más 12 en el río. Debe merecer muy mucho la pena. Y la merece.

El lugar está en Oriente, a los ecuatorianos les falta añadir lejano para conferirle el áurea que precisa. Pocos llegan hasta allá y eso lo eleva más si cabe a la supremacía.

Existe un parque nacional en ese misterioso lugar, le llaman Yasuní. Y como todos los lugares protegidos del mundo está en peligro. Y como en muchas reservas naturales en peligro las petroleras tienen algo que ver. El debate está servido: todos necesitamos el petróleo en nuestras vidas, así que, ¿explotar o no explotar?

En Ecuador parecen haber respondido NO: una masiva recogida de firmas lo ha puesto en evidencia. El gobierno parece haber dicho SÍ: las mayorías absolutas nunca fueron buenas.

Yasuní es selva amazónica, con todo lo que conlleva. La diversidad biológica es abrumadora y ni te cuento su belleza natural. Sus aguas crean reflejos imposibles, tu corazón se dispara. Viven mujeres, niños y hombres en Yasuní. Ellos son los Huaoranis. Pasean orgullosos su desnudez mientras cazan con cerbatanas y lanzas untadas en curare (neurotoxina natural que extraen de las plantas), son polígamos, viven aislados por propia voluntad. Quedan pocos de ellos. La mayoría de sus poblados han sido ya contactados, han sido comprados ya. Dinero a cambio de tierra. Dinero, algo sin valor para ellos. Algo con lo que han aprendido a (mal)vivir. Dinero que les corrompe, dinero que (literalmente) les embriaga. Poderoso caballero.

Existe una zona por ley intangible en Yasuní. Intangible: adj. Que no debe o no puede tocarse. Ahí resisten los poblados que no quieren ser comprados. Indígenas que no hablan español, que nunca han tenido contacto con el resto del mundo. Un escalofrío recorre tu espalda al saber de ellos. Una maravilla en la tierra. Esperanza. Tú que creías que no existía nada así ya, alcanzas a ver un resplandor a través del muro. La vida se abre paso, resiste.

Es difícil llegar a Yasuní pero es más difícil aún marcharse de allí. Algo de ti se queda allá. Algo de allá se va contigo también. Ahora entiendes el por qué de las 12 horas de canoa, de las 8 de autobús. Se te hacen pocas al regresar. Las necesitas. Te mantienes despierta observando por última vez ese rinconcito del mundo. La brisa te acompaña en el recorrido. La lluvia repiquetea en tus brazos despidiéndose de ti. El paisaje cambia. Tú cambias con él.

En Ecuador existe un lugar secreto. Se llama Yasuní.

Sin título-2

Anuncios

3 pensamientos en “En Ecuador existe un lugar secreto

  1. Vale… m’encanta la manera en que teniu d’escriure aquestes cròniques, m’encanten les fotos i m’encanta que estigueu tan feliços per aquests raconets de món que, gràcies a vosaltres, també anem coneixent nosaltres.
    Una abraçada gegant!

  2. Los Yasuní saben lo que hacen, posiblemente los primitivos seamos los demás, Me encantan vuestros relatos y que nos hagáis partícipes de vuestras experiencias.
    Besicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s