Isla del Sol, es de ésas (cruzando fronteras)

IsladelSol4

Estabas en Cuzco, ¿recuerdas? Volviendo (decepcionada) de Machu Picchu. Bolivia era tu siguiente destino. Pues bien, déjame que te diga que tu viaje hasta Copacabana no será fácil.

Empezarás en la estación de autobuses de Cuzco. Allí te será bien difícil encontrar a alguien que te diga la verdad acerca de tu viaje. Todas las compañías te ofrecerán lo más mejor, lo más bonito, lo más barato. Pero todas mentirán en el fondo.

Así que cogerás el autobús que te dará mayor confianza para darte cuenta de que las 11 horas que te prometieron son 15 en realidad y de que la calefacción es algo que, ejem, no siempre funciona.

Debes saber también que cruzar la frontera no será pan comido. Dos controles en el lado peruano y el definitivo en el lado boliviano. Mucho cuidadito con este último, si no les gustas te llamarán a un privado donde militares con cara de pocos amigos rebuscarán hasta en el bolsillo más insignificante de tus mochilas en busca de dinero. Y si lo encuentran, ten por seguro que no lo volverás a ver más.

Si tienes suerte, el autobús esperará por ti para dejarte en tu nuevo destino. Si no, habrás perdido tu dinero y además deberás conseguirte un taxi a expensas de que cobre lo que quiera cobrar.

Pero aguarda, lo peor ya pasó. Todo habrá valido la pena cuando llegues a Copacabana, un pequeño pueblo boliviano a orillas del lago Titicaca con ademanes costabraveros. En él descubrirás a los Aymara, un pueblo precolombino con su propia lengua y costumbres. Y desde él visitarás la Isla del Sol.

La Isla del Sol está en medio del lago Titicaca y ten cuidado con ella porque es de ésas. De ésas de las que te enamoras con sólo mirarlas por primera vez. De ésas con las que vivirías para siempre. De ésas que anulan tu voluntad en su presencia. De ésas con las que entornas los ojos y dibujas una sonrisa tonta.

En la Isla del Sol se inventó el color azul. Tantos y tantos tonos de azul. Marino en sus aguas. Turquesa en sus orillas. Celeste en sus cielos. Azules intensos.

Sólo pasarás un día allá pero sabes que tendrás que retornar.

Ya estás en Bolivia y lo que aquí te espera, será increíble.

Anuncios

2 pensamientos en “Isla del Sol, es de ésas (cruzando fronteras)

  1. Pinta mal al principio con tanto registro; pero sientes alivio cuando sigues leyendo, podría llamarse el color azul “QUITAMIEDOS, O QUITAPENAS”.
    Besicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s