(asombrosa) Quinoa

Quinoa

Ella es una de las maravillas alimentarias que te vas encontrando por el mundo, esta vez en Bolivia. En este caso no estamos hablando de algo delicioso, suculento ni de sabor intenso. Estamos hablando del alimento más versátil y completo que hayas conocido jamás. Sólo te diré que la NASA (what? la NASA?) está contemplando incorporarlo a la dieta de los astronautas en sus viajes de larga duración.

Considerada como un pseudocereal por su semejanza en cuanto a consumo y aspecto, en realidad es un grano. Su cultivo se remonta a los Incas y ha sido el secreto mejor guardado de América Latina, pues los españoles no le rindieron cuentas, no era de oro, ejem…

¿Y qué tiene tan de especial la Quinoa? Es el paraíso de los vegetarianos pues contiene todos los aminoácidos esenciales. En otras palabras, es el equivalente de un filete de ternera o una pieza de pescado en cuanto a proteínas se refiere. Los aminoácidos esenciales son aquéllos que nuestro cuerpo necesita para fabricar proteínas y es muy difícil encontrarlos a todos en un solo alimento. Además de eso, la Quinoa no contiene gluten así que es apta para celíacos. Podríamos decir que es prácticamente insípida, lo que podría parecer un inconveniente en la cocina. Pues no, su alto contenido nutricional combinado con su casi inexistente sabor permite incorporarla en infinidad de platos aumentando su valor biológico sin comprometer el sabor del ingrediente principal.

Maravillosa creación de la naturaleza. Su versatilidad culinaria la eleva a la estratosfera. Puedes molerla para hacer harina, puedes tostarla y comerla como cereales matutinos, puedes añadirla a la sopa en lugar de la pasta, puedes usarla como sustituta del arroz (incluso en paella, ¡oh, sacrilegio!)

Sus recetas: pan, rebozados, postres y todos los platos en los que uses pasta o arroz, como sustituta.

Es humanamente imposible elegir una receta entre las miles en las que puedes usar la Quinoa. Así que elegiremos una con chocolate, porque yo lo valgo. Puedes fabricar tus propias barritas energéticas en casa (hasta un turrón Suchard diferente para estas navidades).

Quinoachoc

Para 4 barritas:

1.5 tazas de quinoa

1/4 taza de miel de abeja

1/4 taza de crema de cacahuate

25 gramos de chocolate

 Debes lavar 3 veces la Quinoa con agua removiéndola bien para eliminar la saponina de su exterior (es amarga y puede ser tóxica en exceso). Después la colocas en una sartén a fuego medio para tostarla, unos 15 minutos. Posteriormente y fuera del fuego le añades la miel caliente y la mantequilla de cacahuete. Viertes la mezcla en un tupper forrado con papel de aluminio y lo rocías con el chocolate derretido. Lo dejas enfriar a temperatura ambiente. Una vez frío puedes cortar las barritas al tamaño que te gusten.

Para hacer tu diferente turrón Suchard en casa derrites chocolate con mantequilla y le añades la Quinoa tostada. Lo viertes en un tupper forrado con papel de aluminio y lo dejas enfriar (las medidas… a ojo, como las madres).

Quinoa, pequeñita pero matona

Anuncios

6 pensamientos en “(asombrosa) Quinoa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s