Locro con queso (pon una patata en tu vida)

Locro de papa

¡Y qué sabia es la tierra! Ecuador tiene tres grandes zonas: la costa, la selva y la sierra. Y así, tres grandes climas y tres tipos de cocina. La tierra nos da lo que necesitamos en cada región. Así pues, en la costa y la selva la tierra nos provee frutas refrescantes para combatir el calor y en la sierra, tubérculos energéticos como la patata para enfrentarnos a las bajas temperaturas.

Los ecuatorianos serranos comen patata todos los días. Así a botepronto te parecerá de lo más aburrido. Pero no te equivoques: han sabido echar mano de la imaginación para elaborar un sinfín de recetas que consiguen que las tristes patatas de cada día se conviertan en todo un festín.

Una de las más populares es el Locro de papa con queso. Es extremadamente fácil y a su vez deliciosamente irresistible. Triunfa entre los niños (y entre alguna que otra adulta, ejem).

Consiste en una sopa a base de patatas, cebolla, ajo, leche y queso que se toma bien caliente en los días de lluvia y frío. Reconstituyente natural sabroso donde los haya.

Lo que más me gusta de esta receta es que es de ésas de poco fregar, ¡todo en una misma sartén, oiga! ¡Maravilloso!

Para los que se animen, ahí va el cómo para 4 personas:

–          4 patatas grandes

–          1 cebolla

–          1 diente de ajo

–          2 cucharadas soperas de mantequilla

–          750 ml de agua

–          250 ml de leche

–          Queso fundible al gusto (sé de alguna que podrá doble de queso…)

–          Aguacate (opcional)

–          Sal al gusto

La elaboración, bien sencilla: se sofríen en la mantequilla la cebolla y el ajo (añade la sal a la cebolla para facilitar que suelte el agua y se cocine mejor). Después de unas vueltas se añade la patata cortada a dados grandes y se sofríe a fuego medio 5 minutos para que se impregne de sabor. En la misma sartén, se añade el agua y se deja hervir hasta que la patata esté blanda. Con un tenedor se aplastan las patatas procurando que queden trozos, será mucho más agradable al paladar. Se vuelve a poner a fuego lento añadiéndole la leche y dejando hervir 5 minutos más. Antes de servir y en caliente, se le añade el queso fuera del fuego ya, y se le da unas vueltas para que se deshaga. Puede adornarse con unas rodajas de aguacate y/o cebolla picada.

Los andes ecuatorianos siempre te reciben con una niebla de esas bajas, de esas que mojan e impulsan al frío a calarte bien profundo, hasta los huesos. Los andes ecuatorianos siempre te reciben con un buen Locro con queso, y el frío desaparece y te pones la niebla por montera.