Retratando los Andes ecuatorianos

Alausí5

Es difícil no caer rendido a sus pies. No sólo son sus volcanes imposibles. Ni siquiera las cascadas infinitas. La lluvia y el frío. Las llamas. Los burros. Los campos de maíz. La altitud. No son las caprichosas nubes que muestran a su antojo paisajes abrumadores. No.

A lo que en última instancia sucumbes en los Andes ecuatorianos es a sus gentes. Tradición y humildad. Mujeres con dos trenzas en el pelo, un bebé a la espalda. Caras quemadas. Manos que tienden manos. Manos trabajadoras, fuertes, confiables, confidentes. Cooperativismo, humanidad.

Así son los Andes en Ecuador.

Baños6