Prohibido Prohibir

NZ-2

Hasta hace bien poco Nueva Zelanda era el paraíso de la acampada libre. Conducías y conducías, parabas donde querías, dormías y seguías conduciendo y conduciendo.

Pero eso se acabó. De un tiempo a esta parte las cosas se están poniendo difíciles para las almas libres. Ahora abundan los carteles prohibiendo, mientras que en las zonas más permisivas un áurea de secretismo y confusión impide tener una opinión clara acerca de la ley. Donde antes era gratis ahora piden 6 dólares por persona. Donde hay cartel, te expones a una multa de 200. Donde no hay cartel, nadie (quiere)sabe decirte si puedes quedarte.

Pero a los neozelandeses les gusta acampar. Así que, si rebuscas, si preguntas, si perseveras, lograrás encontrar algún precioso lugar donde parar. Donde ellos paran. Donde está prohibido prohibir.

Anuncios